Infancia y descubrimiento

Primer septenio

Septenio del cuerpo físico o material, el ideal básico es la bondad en el hacer, para el niño pequeño el mundo es bueno y en las virtudes básicas esta la gratitud.

En los sentimientos futuros esta la presencia por la gratitud, el respeto, la devoción, ganar confianza en sí mismo, el optimismo, la plenitud, la paciencia, la creatividad, la tolerancia, la esperanza y la paz.
En los sentimientos futuros por la ausencia de gratitud está el pesimismo, el vacío, el tedio, la culpa, la insatisfacción, la intolerancia, la desesperación y la impaciencia.

La misión del maestro en este primer septenio es cultivar el sentimiento de gratitud, la bondad, la imaginación y el hacer entender que el niño lleva dentro de si su genio latente y los maestros deben tener la convicción de que la misión consiste en llevarle al despliegue de ese genio, una de las tareas del maestro es crear un entorno seguro, una atmosfera acogedora y protectora, crear un ambiente que sea saludable para neutralizar los efectos destructores que afectan a niños y niñas.

Los niños y niñas necesitan un maestro digno de ser imitado, con hábitos sanos, que tengan incorporado en su ser el ritmo, la sana alimentación el autocuidado, la vitalidad, el contacto con la naturaleza y el arte.

El cuerpo etérico del maestro nutre el cuerpo físico del niño.

Esta web hace uso de Cookies para la recolección de datos estadísticos, los cuales son usados para mejorar la calidad de atención en nuestro sitio web, puedes ayudarnos aceptando estas Cookies o por el contrario desactivarlos, si aceptas quiere decir que estas de acuerdo con nuestra política de privacidad y manejo de datos.